viernes, 20 de junio de 2008

Descansa en paz, tía Angelita

"Es ley de vida", decimos siempre cuando algún ser querido se nos va. Hoy se me ha ido una persona muy especial, mi tía Angelita. Buena, cariñosa, alegre, positiva, divertida... siempre te encontraba guapísimo, siempre te decía palabras elogiosas y de las que a uno le gusta escuchar.

Tengo muchas imágenes asociadas a ella y todas me llevan de vuelta a mi niñez, a una etapa muy feliz de mi vida. Recuerdo cuando volvíamos de Cubas con ella en el coche -aquel Ford Fiesta azul claro- muchos sábados por la tarde, con Edu metiendo las marchas... Ella se había sacado el carnet de conducir ya mayor y conducía 'a su manera'. Era sensacional como cuando se le calaba el coche y provocaba un atasco -sí, en ese momento en que pitan y te llaman de todo-, ella sólo era capaz de romper a reír, se partía en dos de la risa. En ese momento en que todos nos ponemos nerviosos y tratamos de salir del apuro lo antes posible, ella no... Tía Angelita levantaba las manos del volante y le daba un auténtico ataque de carcajadas sin fin, como diciendo: el que quiera que me lo arranque.

Ella era nuestra gran matriarca. La recuerdo en mi boda sentada en nuestra mesa, como no podía ser de otra forma, ejerciendo de ello. Cómo disfrutaba roedeada de los suyos. Creo que nada le podía gustar más. El contacto con la familia era lo máximo. Se sabía los cumpleaños y los santos de todos, absolutamente de todos. Tenía una agenda mental imposible de igualar.

Con ella se van mil recuerdos, todos buenos: baños en la playa, meriendas en Cubas, pequeñas reprimendas en misa por lo malos que éramos, las visitas a los mejores belenes en Navidad, los encuentros fortuitos en el portal de Castelar... En su cara, una sonrisa eterna -como la que se me dibuja cuando pienso en todo esto-; ese gesto dulce de abuela entrañable y abnegada, de persona incapaz de hacer el mal.

En casa todos la quisimos muchísimo, era una persona muy fácil de querer, y se ganaba tu cariño por su dulzura y por tener siempre en la boca una palabra agradable. He hablado con mi madre y he compartido con ella el dolor y las lágrimas por la pérdida del último eslabón de la cadena familiar. Ella nos mantenía unidos a todos nuestros abuelos y tíos abuelos ausentes. Beatriz, mi mujer, ha sentido la noticia enormemente pues la quería muchísimo y cada vez que íbamos a Santander me decía: "A ver si nos pasamos a ver a tía Angelita".

Ahora, pienso en ella y no puedo evitar acordarme de cómo estarán tanto mi tía Ana como mi tío Ramón y, por supuesto, todos sus nietos. Unos primos míos a los que siempre estuve muy unido de pequeño y que llevan toda una vida debajo de su paraguas protector. Mi más sincero pésame. Me sumo a vuestro dolor con lágrimas cargadas de sentimiento, pero con la satisfacción de saber que se fue como vivió, rodeada de los suyos.

Descansa en paz, tía Angelita. Y muchas gracias por todo lo bueno que nos diste; tu cariño quedará en nosotros para siempre.

8 comentarios:

pan-txoff dijo...

Descanse en paz. Una grandísima mujer. A mi madre la tenía mucho cariño y me lo trapasaba a mí cada vez que nos veíamos.
Justo ayer le preguntaba a mi amiga Ana, tu prima, por ella.

Siempre me quedaré con el recuerdo de verla en Cubas, en Santa Ana, cuando iba a saludarla y me preguntaba por mi madre y mis hermanos.

Descansa en paz Alala.

Peter Mihm dijo...

Grande, Txoff. Alala, claro que sí. Un ser humano sensacional.

Hoy he hablado con mi tía Ana y me he emocionado mucho al hablar con ella porque el cariño hacia mi tía abuela era inmenso.

Si ves a alguno de mis primos dales un fortísimo abrazo.

Gracias, crack.

LITROS dijo...

Lo siento mucho Pet.
Un abrazo fuerte a toda tu familia.
El que se invento esto de la vida o es un perro o nos tiene una sorpresa guardada a todos que vamos a flipar.
"Annus horribilis" (creo que se escribe mas o menos así)

Peter Mihm dijo...

Gracias, Carlos. Un abrazo.

esos_gallos dijo...

Mi más sentido pésame, Pet. Te honran esas bonitas palabras al recuerdo de tu tía.

Un fuerte abrazo.

Peter Mihm dijo...

Gracias, Salva. Sin duda 94 años muy bien aprovechados.

Angela dijo...

Hola Peter, nos han gustado mucho en casa estas palabras para alala que la describen tan perfectamente. Está en tantos recuerdos, se nota su vacío. Besos
Tu prima,Angela

Peter Mihm dijo...

Así es Ángela, está presente en muchísimos momentos de nuestra vida; ni que decir tiene que en casi todos de los de la vuestra.

Su recuerdo debe servirnos de ejemplo, por su bondad y por su tremenda generosidad hacia los demás.

Muchos besos y abrazos para todos.

Peter

PS. Me alegra saber que lo habéis leído y que os ha gustado. Se podrían decir muchas cosas más, pero ésas son las que me vinieron a la mente nada más recibir la triste noticia. Quizá por eso tienen más valor, ya que son sensaciones que brotan a borbotones y que se te agolpan en la cabeza queriendo todas salir a la vez.