martes, 21 de junio de 2016

Cada vez que pienso en ti

Immaculate Fools


Wish you were here
Whenever I think of you 
Wherever my inquisitive heart 
Wants to lead me to 
I will follow no matter how far 
I can't leave these thoughts behind me 
They catch my every breath 
They turn me into someone 
That I haven't met yet 

I wish you were here 
Here in England 
The weather is fine 
Here in England 
And I wish you were here 

Missing you is easy 
It's all I can do 
And wishing you were with me 
Its a pointless wish to choose 
It's my heart that's feels abandoned 
It's the heart that takes the strain 
It all seems so hopeless 
But I love you just the same.

I wish you were here 
Here in England 
The weather is fine 
Here in England 
And I wish you were here 

martes, 7 de junio de 2016

Loquillo: Limousinas y estrellas


 

Limousinas y estrellas:
Ah, ah, las estrellas. 
Ah, ah, las estrellas. 
Llenan de emociones 
todas nuestras banderas. 
Nuestros sueños las hacen 
delirios de grandeza. 
Ah, ah, las estrellas. 
Ah, ah, las estrellas. 
Qué sencillo sería 
irse a dormir con ellas, 
pasear en grandes limusinas. 
Y su perfume te deja parado en la acera 
Y andan envueltas en abrigos de piel. 
Ah, ah, las estrellas. 
Ah, ah, las estrellas. 
Siempre por encima de nuestras cabezas. 
Tu única recompensa  
la gloria de las borracheras. 
No habrá paz ni justicia si no hay placer, 
las engancha el vicio 
de los sueños. 
Ah, ah, las estrellas. 
Ah, ah, las estrellas. 
Ah, ah, las estrellas. 
Estrellas, estrellas. 
Ah, ah, las estrellas. 
Ah, ah, las estrellas. 
Ah, ah, las estrellas. 
Limousinas y estrellas. 
Limousinas y estrellas. 
Limousinas y estrellas. 
Limousinas y estrellas.

P.S. Una de esas canciones que suena al Loquillo de hace muchos años. Y es por algo: la letra es de Sabino Méndez...

miércoles, 25 de mayo de 2016

Javier Orive: gracias por todo, chulo

Hace unas semanas recibí el mazazo de saber que a un viejo conocido le había dado un infarto cerebral. Conociéndole un poco, siempre tuve fe en su recuperación. Un tipo alto, delgado, con aspecto saludable y lleno de energía. Todo a favor. Pero esta vida tiene resortes crueles... A sus 45 años Javier Orive nos decía adiós tras pelear durante tres semanas. Un verdadero palo.

Orive era un periodista de raza que no podía parar. Siempre con una agenda a tope, de un sitio a otro a ritmo frenético. Olfateando noticias, persiguiendo personajes, acechando temas.

Compartí algo más de un año con él en aquellos divertidísimos tiempos de Sportal.es. Él llegó como colaborador externo, para aportar exclusivas, personajes e historias que nos diferenciaran del resto. Con él aprendías a cada minuto. Su teléfono echaba humo y su personaje te provocaba una mezcla de diversión y fascinación.

Siempre unido a la radio, su currículum destacaba por su perfil multimedia. Comentaba en Eurosport, curraba en Onda Cero, colaboraba en internet... Trabajó para la SER, para Radio Marca, para Euronews, para el As...

Lo mejor de esas tres semanas con Javier en lucha fue ver cómo sus compañeros de profesión, los integrantes de los equipos que cubría, los que le conocimos en un momento u otro, etc... convertían las etiquetas #FuerzaOrive, #LosChulosNuncaSeRinden y #NiDiosSeRaja en trending topic y en pancartas en las gradas o imágenes en videomarcadores. Todos con él; todos a una.

Y su recuerdo me trae aparejado el agradecimiento. A través de él tuve el honor de ser entrevistado por Paco Torres para Gigantes del Basket, a pesar de que allí no hacía falta nadie; y por Fernando Ruiz para Eurosport, por tres meses prorrogables. Por desgracia tomé una decisión equivocada y en una encrucijada laboral complicada elegí otra cosa que, encima, me salió mal... Ya se sabe: "La vida es escribir sin goma de borrar". Muchas veces maldije aquel error mío, pero apreté los dientes y miré para adelante.

Pero él me recomendó para dos grandes, dos periodistas a los que admiré y admiro. Pensó que yo valía para eso. De no mucha gente puedo decir eso. Me sobran dedos de una sola mano.

Luego perdí el contacto con él. Pero las redes sociales, en especial Twitter, me hizo recuperar el contacto. "¡Cantabrón!", me solía llamar. "¡Marqués!", te decía en otras ocasiones. Él era muy de apodos, de motes sencillos, pero muy directos. Y en su boca siempre tenía ese "tolil" que buscaba provocarte; o el "chulo" con el que te animaba y mostraba cariño.

Allá donde estés, querido Javier, que sepas que hiciste las cosas bien y que los recuerdos que nos dejas son todos buenos. Te echaremos de menos y, por supuesto, no te olvidaremos. Gracias por todo, chulo. No te tenías que haber tan pronto, tolil.

martes, 17 de mayo de 2016

Mil seguidores en Twitter

La verdad es que no es fácil que 1.000 personas estén interesadas en lo que dices, pero a veces pasa...


miércoles, 11 de mayo de 2016

Viento del Norte




Viento del Norte
(Nando y Sergio Agüeros, Tanea)  
Me embruja el murmullo del río y del monte
con lluvia de mayo me quiero mojar
voy a correr como el lobo en la noche
pretendo sentir toda tu inmensidad.


Me guía la luz de un rayo de luna
la clara del alba al amanecer.
Me llena de vida toda la hermosura
de esta tierra verde que aprendo a querer.


Quiero saltar de la rama de un roble
gritar tu nombre y echar a volar
tengo la fuerza del viento del norte
y esa bravura que viene del mar.


Un puño de tierra, de arena o de nieve
hacen tan pequeño lo poco que soy
que a veces me alienta y otras me hiere
yo vengo de ti y no se donde voy.



P.S. Mira que tengo discrepancias con Miguel Ángel Revilla, pero cuando se habla del amor a Cantabria se liman muchas de esas asperezas. Aunque, eso sí, como himno de Cantabria no termino de verlo. Y cuando pienso en el Racing y lo que hizo con él me sube el mal humor...

miércoles, 27 de abril de 2016

Amo a Kobe Bryant por cosas como estas

Gracias a los dioses del basket por permitir que Kobe Bryant se pudiera despedir a lo grande, con 60 puntos, y metiendo 15 de los últimos 17 puntos de su equipo para ganar a los Jazz.




viernes, 8 de abril de 2016

El calentamiento de Stephen Curry

Son 20 minutos de rutina que Stephen Curry repite antes de cada partido como calentamiento. Una auténtica maravilla. Una lección de calidad, de trabajo previo, de talento trabajado, de repetir técnica una y otra vez. Y que uno no se cansa de contemplar.

jueves, 7 de abril de 2016

Los veranos son para soñar, palabra de Cooper

Uno de esos temazos que te encuentras sin buscarlo. Una canción sencilla, pero redonda, con esos acordes de guitarra optimistas y que te llenan de energía y de sol. El gran Cooper que nunca decepciona.



Entre Girasoles
Esta tarde te he visto llorar entre girasoles
Escondiendo tus lágrimas de los demás
La tristeza se quiere acostar, vamos a la plaza
No te extrañes si luego te saco a bailar

Así
Dando vueltas junto a ti
Un verano para recordar

Cuando todos se vayan de aquí y nos quedemos solos
Si tú quieres, me puedes contar la verdad
No te enfades si te hago rabiar, es para que sonrías
Lo hago porque no me gusta verte llorar

Así
Dando vueltas junto a ti
Un verano para recordar

Así
De la mano junto a ti
Los veranos son para soñar

jueves, 17 de marzo de 2016

Funambulista & Andrés Suárez: "Ya verás"



De esas canciones que te transportan 25 años atrás por la vía rápida.

Ya verás
No debí saber quién eras, 
no debí contar mis penas. 
Noviembre es siempre triste 
y tú viniste proponiendo guerras. 

Qué cosas se te ocurren, tú siempre tan concreta: 
y si volvemos a empezar, ¿qué tal? 
Yo sin saber dónde mirar… y tú tan guapa. 

Ya verás cómo me olvidas, 
y te encuentro en cualquier bar pegando saltos de alegría, 
y me dices que lo nuestro no era lo que merecías, 
seré cosas que se cuentan, vueltas de la vida. 

Que yo te vi primero, sobraba lo demás y cuando menos debo 
te vuelves a cruzar, se cae el mundo al suelo, 
que tengo lo que tengo, debo lo que debo y quiero lo que quiero. 

Como si no hubiera pasado el tiempo y fuera ayer, 
voy a acercarme lento esta vez, yo ya sabiendo que te irás… 
y tú tan guapa. 

Ya verás cómo me olvidas, 
y te encuentro en cualquier bar pegando saltos de alegría, 
y me dices que lo nuestro no era lo que merecías 
seré cosas que se cuentan, vueltas de la vida.

P.S. Vueltas de la vida. Así es. Casi todo lo que nos pasa no es sino eso. Sin rencores.

viernes, 11 de marzo de 2016

La felicidad era esto



Pocos temas hay que haya escuchado y disfrutado más que este de Cinema Paradiso, la genial película de Giuseppe Tornatore, con banda sonora del inmenso Ennio Morricone.

Esta versión, en concierto en la veneciana Plaza de San Marcos, me parece sublime. Es de una belleza incomparable, en un lugar maravilloso en el que una vez fui inmensamente feliz.

Esta pieza, especialmente a partir del minuto 2:30, es maravillosa. Sí, en ese momento aparece un músico que se da un aire a Felipe González tocando no sé si un clarinete o un oboe. Pura magia.

Luego, hacia el 3:20, entra en acción una mujer tocando lo que creo que es una flauta travesera (perdón de nuevo por la ignorancia). Para mí es el clímax. Con aspecto de italiana, parece sacada de la propia película; como si una protagonista del film –quizá la propia Elena, aunque en versión morena– hubiera venido a homenajear a Tornatore, a Toto, a Alfredo y al propio Morricone, claro. 

Puedo escuchar en bucle este tema, una y mil veces. Y siempre me toca la fibra sensible. Siempre hace que se me humedezcan los ojos recordando a la gente que más he querido; a los que están y a los que se fueron; a los que amé y a los que amo. Decía San Agustín que “si amas, no te equivocas”. Pues eso.

Morricone hace que me emocione y que disfrute muchísimo de ese momento en el que el corazón te late con más fuerza y en el que te sientes más vivo; que me sienta muy satisfecho por los muchos momentos de felicidad vividos; y que piense en los muchos que me queden por vivir...

P.S. Como le dijo Alfredo a Totó: "Hagas lo que hagas, ámalo". Amén.



P.S. En una conversación con una compañera de trabajo llegué a afirmar que hay gente que en tu vida ejerce una influencia positiva tan grande que no me parecía injusto que un 1% de mi nómina fuera a parar a su bolsillo. Está claro que aunque Morricone no lo necesite, él sería uno de esos que lo merecería. Son tantos los buenos momentos que nos ha hecho pasar que con él existe una deuda infinita. El agradecimiento debe ser eterno. En mi caso, al menos, lo es.

lunes, 7 de marzo de 2016

Saudade


Sabes que lo vi primero, 
si tengo un corazón sincero.
¿Por qué sales de mi cama y vuelves al amanecer? 
No me digas que te pierdo, 
si tu disparo fue el primero.
¿Por qué sales de mi cama y vuelves al amanecer?

Já sei que irá, que vai passar.
Dos pensamentos que agora tenho e hoje eu sei.
Nao quero viver para esperar.

Sabes que lo vi primero.
No te vistas de misterio 
que luego se me cae el cielo a los pies.
Si sales de mi cama y vuelves al amanecer. 

Já sei que irá, que vai passar.
Nossos momentos que eram muitos e hoje eu sei.
Nao quero viver para esperar.
Sincero é dizer sem pensar.
Quiero ir sem te ter.
Quiero ir sem você. 
Quiero ir sem te ter.
Quiero ir sem querer.


Una de esas canciones que aunque hable de saudade me llena de optimismo y de luz.

martes, 23 de febrero de 2016

De un mito para otro

No sé quién de los dos es más grande. Admiración eterna a Pau Gasol y Kobe Bryant.

"It's my honour to introduce to you for the last time in the United Center my former teammate and my friend. From Lower Merion High School. Number 24".

domingo, 21 de febrero de 2016

Adiós a un grande, adiós a Nando Yosu


Nando Yosu es el gran talismán del Racing. Él representa los valores del club como nadie. Es un icono. Fue jugador, entrenador y empleado del Racing hasta que el puto Alzheimer le retiró. Llevaba enfermo varios años y el pobre hombre ya no recordaba nada. Pero que él no recordara no implica que los racinguistas le vayamos a olvidar. Siempre estará ahí.

De hecho las instalaciones donde se entrenan el primer equipo y la cantera son las Instalaciones Nando Yosu. Y la curva del fondo norte, en el lado Oeste, se llama Curva Nando Yosu. El alcalde dijo ayer que se le dará su nombre a una calle. Y ya hay una iniciativa para realizar una estatua que adorne el exterior del estadio.

Yosu nos salvó del descenso cuatro veces. Cuando el equipo estaba al borde del abismo llegaba él y los jugadores mordían, el campo se llenaba y se lograba lo imposible.

Me lo crucé muchas veces por El Sardinero paseando junto al mar. Le saludabas y te devolvía el saludo con una sonrisa. Le decías algo del Racing y te respondía con los ojos chispeantes.

El sábado cuando me enteré de su muerte me quedé muy triste. Sabía que estaba ingresado en Valdecilla. Sabía que estaba muy enfermo. Pero uno nunca quiere que esa gente falte.

El homenaje del equipo y la afición ha sido precioso. Suelo escuchar los partidos del Racing por Radio Marca Cantabria. Los cánticos fueron maravillosos, pero lo más emocionante fue el minuto de silencio. Silencio sepulcral. Un minuto de verdad. Lloré como un niño emocionado en el silencio de mi habitación. Lágrimas de agradecimiento por la muerte de alguien que nos lo dio todo a los verdiblancos.

Antes del partido le pregunté a mi hermano mayor  si iba a ir al partido. Quería que alguien de la familia me representara en el estadio. Me dijo que iban a ir los cuatro: él y sus tres hijos.

A los pocos minutos de empezar el partido me llegó un vídeo de los tres minutos previos al comienzo del partido. Me los vi con los ojos vidriosos y me sentí orgulloso de ser del Racing. Una vez más.

viernes, 19 de febrero de 2016

Ya nadie me llamará precioso

No, no penséis que me he vuelto loco. Hoy tengo uno de esos días; uno de esos viernes soleados que deberían invitar al optimismo, pero que a mí me llenan de melancolía, de recuerdos, de lágrimas y de algunas sonrisas.

Decía Sancho a Don Quijote aquello de "tan de valientes corazones es, señor mío, tener sufrimiento en las desgracias como alegría en las prosperidades". Lo sé. Me encanta esa frase y me conforta, porque ese es el ser humano o así debería ser. Aprende a sufrir y a aprende disfrutar; las dos cosas son muy importantes.

Hace un par de días nos dejó la tía Mari, a sus 100 maravillosos años. Y aún resuenan en mi cabeza sus piropos, esos que me hacen sonreír al recordarlos y que siempre me suponen un vacile de los buenos. Creo que nadie nunca me llamó "precioso", una y mil veces (bueno, una de mis hijas alguna vez lo ha hecho, pero creo que rememorando esos momentos vallisoletanos). Y nadie le dijo a mi mujer eso de "ya lo puedes cuidar bien".

Me hace una gracia loca recordarlo. Aunque ahora me invada una profunda tristeza –sí, justo ahora–, al saber que no volveré a ver sus ojos azules, sinceros, amables y llenos de amor y de bondad. 

P.S. Y es que "me da miedo la enormidad, donde nadie oye mi voz".

lunes, 8 de febrero de 2016

"Se estrechan en el corazón", de Quique González

 
Se estrechan en el corazón, 
te llevan de cabeza y yo no sé ni dónde estoy hoy. 
¿Qué pasó? ¿Qué pasó? 
Se estrellan en la precaución, 
se incendian en la hierba y tú no puedes verlo mi amor sin dolor, sin dolor. 
Se estrechan en el corazón. 
Se estrechan en el corazón. 
Se muestran en la exposición, se funden en la piedra. 
Son como tú dices que son, un motor, un motor. 
Te llevan a la perdición. 
Se pasan en la mezcla y sólo escuchas voces en off, sin pasión, sin pasión. 
Se estrechan en el corazón. 
Se estrechan en el corazón. 
Vuelan cuando se nos rompe la emoción, vuelan. 
Queman cuando nos entregan el balón, queman, queman. 
Se estrechan en el corazón. 
Se estrechan en el corazón. 
Se estrechan en el corazón...

Un temazo de esos que se te meten en la cabeza y te acaban robando el corazón. Gracias, Quique.