miércoles, 16 de julio de 2008

Un intercambio de mails a corazón abierto

Los dos mails que publico a continuación los he compartido ya con algunos, pero no quería dejar que otros muchos los pudierais leer. Sin duda alguna en ellos he encontrado refugio muchas veces, aunque siempre me pueda el dolor...

Recomiendo leer primero el segundo mail y luego el que sigue a estas líneas, pues el primero es la respuesta al otro.

PS. Hoy hace seis meses. Joder, qué poco preparados estamos para algunas cosas...

4 comentarios:

esos_gallos dijo...

Hi Pet,

Me los habías mandado ya; son bestiales; con esto de la ciber amistad que llevamos últimamente, cualquiera diría que ha sido Barry quien los ha mandado ayer mismo. Parece mentira.

Un fuerte abrazo.

JAVI-SHATT dijo...

SOLO TE DIRE ,AMIGO,QUE CADA VEZ QUE VEO UN MEGANE AZUL ME PASA TODO LO CONTRARIO A TI,APARTO LA MIRADA RAPIDAMENTE.ES UN COCHE MALDITO PARA MI.
MI PADRE NOS LLEVO A BARRY Y A MI EN SU COCHE AL CONCESIONARIO TOYOTA DONDE CHEMIN NOS IBA A ENSEÑAR UN PAR DE COCHES DE 2ª MANO A NOSOTROS DOS.A MI ME HABIA HABLADO MUY BIEN DE UN GOLF 1.6 BLANCO(ERA DE JANIS) Y BARRY NECESITABA UNO PARA SU TRABAJO CUANTO ANTES.SE DECIDIO POR EL MEGANE AZUL.ERA TAN CONFORMISTA Y SENCILLO EN SUS GUSTOS,QUE LO UNICO QUE LE PREOCUPABA ERA QUE FUERA SEGURO Y QUE LE TRAJESE Y LE LLEVASE.TODAVIA TRABAJABA EN LLANES.LOS COMPRAMOS PRACTICAMENTE A LA VEZ.
LE DIJE A MI PADRE QUE HABIA FALLECIDO CUANDO UNA NOCHE CENANDO EN CASA ME VIO QUE ESTABA LLORANDO.
EL ACABABA DE PERDER TAMBIEN A UN GRAN AMIGO SUYO Y AL MISMO TIEMPO ANTIGUO PROFESOR MIO DE E.G.B EN EL COLEGIO LA SALLE.
EL SILENCIO SE ADUEÑO DEL RESTO DE LA CENA.......

UN ABRAZO.

Peter Mihm dijo...

El efecto Megane me persigue, Javi. Es como una maldición. Piensa que esos mails son de siete meses antes de que nos dejase...

Joder, y hoy hace 6 meses ya de aquel infausto día... Pero me parece que fue ayer y aún no me he acostumbrado a hablar de él en pasado. Creo que nunca lo lograré y quizá no sea lo importante. Su recuerdo sigue estando presente en todo; allá dónde miremos le tendremos. Hoy, iba en la moto, metido en mi casco y en mis meditaciones y venía 'de charla' con él.

Venía a decirle algo así como que no debería estar muy orgulloso de mí, por las últimas semanas, que han sido durillas porque he estado un poco triste, con un estado de ánimo más bien bajo, cansado, con preocupaciones personales y laborales... Vamos, que su ejemplo de lucha no me estaba sirviendo por culpa de esta naturaleza débil que tiene uno. Me reñía a mí mismo, sé que él nunca lo haría.

Barri me hubiera dicho algo, cualquier cosa, una frase de esas suyas que en boca de otro podía sonar banal, pero que en la suya -acompañada de una de sus sonrisas- te alegraba el día.

Cómo echo de menos su consuelo, su apoyo, sus ánimos, su amistad, su bondad, su conversación, sus imitaciones, sus chistes, sus canciones, sus bailes, su filosofía de vida, sus andares (sí, como al bote y medio), sus dibujos, sus sentimientos, su alegría, su lucha, su manera de ser, sus tardanzas... Todo.

LITROS dijo...

Seis meses no son nada, nos queda el resto de la vida de aguantar esto.
Aprendamos y valoremos.
Un abrazo.