lunes, 12 de julio de 2010

Celebración en Princesa




Nunca vi tanta gente en las calles de Madrid... Ayer nos acercamos al paso de la selección por la calle Princesa y fue impresionante. Prácticamente todo el ancho de la calzada y de las aceras estaba ocupado por una marea humana. Gente desgañitándose, miles de personas con banderas, caras pintadas, vuvuzelas, instrumentos de viento, escaleras para que los niños vieran mejor y una pasión desbordada 'regada' con más de 35º a la sombra. Es imposible hablar de cifras, pero eran cientos de miles. Irrepetible.

3 comentarios:

Jorge dijo...

Aquí lo vimos a través de Internet y como dices impresionante. La marea humana la pasión popular. El despliegue de rojo y gualda...
Para mi lo divertido fue recibir las felicitaciones de holandeses (a regañadientes) y alemanes. Pasear mi Bandera frente a holandeses, que curiosamente no tenían interés por el fútbol (por lo menos desde 24 horas antes)
Un abrazo.
Desde que estamos en Alemania hemos ganado la euro copa y ahora el mundial, igual el pulpo no tiene nada que ver en esto y somos nosotros.

Peter Mihm dijo...

Hemos sido justos campeones. Fuimos mejores que Alemania. Fuimos los únicos que jugamos al fútbol en la final ante Holanda. Fuimos más deportivos, nos centramos en jugar a fútbol y nos llevamos el título. Lo de los holandeses no tiene nombre. Salieron sólo a dar cera, a protestar todo y encima luego a llorar que si les habían robado... Tenían que haber acabado el partido con ocho jugadores.

Lo malo es que el fútbol es como es y también nos podían haber mandado a casa si Robben supera a Casillas en alguna de las dos ocasiones que tuvo. Pero claro, hay que meterlas.

Lo del ambiente en Madrid ha sido inimaginable. Un recorrido en autobús de cuatro horas, siempre con las calles a reventar alrededor del autobús. Unos hablan de un millón de personas, otros de dos, otros de dos y medio... No sé los que había, pero a mí me daba la sensación de que todo Madrid estaba en la calle.

Peter Mihm dijo...

Bueno, y los que no eran de Madrid y habían venido de mil sitios... Lo de la gente es tremendo.