martes, 21 de julio de 2009

¿Quién duda de que no somos nada?


Pues eso. Resulta que estamos metidos en un minúsculo grano de pimienta a 27 metros de una miserable pelota caliente de 20 centímetros (desde aquí doy las gracias al ingenioso ser que discurrió esta escala tan visual). Y luego el que tienes al lado se cree alguien... Inocente.

Eso sí, los del grano de pimienta fuimos capaces de ir a una cabecita de alfiler que tenemos bastante cerca hoy hace 40 años. Si es que somos de un osado.

Con esta paranoia no puedo dejar de pensar en una película que vi con mis hijas hace un año, o algo así, Horton. En ella, un elefante oye voces que provienen de una mota de polen donde viven los Quien. Sin duda nosotros somos los de la mota, aunque nos sintamos el centro de la Creación.

4 comentarios:

angel dijo...

Hace tiempo me hice una escala parecida, pero tomé el Sol como si fuera un balon de basket o algo así.
Ya la buscaré y te la paso, por que si era bastante significativa.

LITROS dijo...

Soy Litros, no se por que me ha publicado el comentario anterior como Angel.
Misterios de las ondas.
Tampoco me pidió contraseña, ya me extrañaba.

Peter Mihm dijo...

¿Un balón de basket dices? No sé cómo se te ha podido ocurrir algo así... Jajaja.

El balón de basket creo que tiene de 23 a 24 cm de diámetro..

LITROS dijo...

Si, no se en que estaría pensando.
Tenía miga, las distancias y tamaños, relativos, que salían.