lunes, 10 de noviembre de 2008

Gerardo Diego y mi tío Evaristo


TRESMARES

A Evaristo Lavín Del Noval
In vitam, post mortem

Ni una gasa de niebla ni una lluvia
o cellisca ni una dádiva de nieve
ni un borbollar de fuentes candorosa
dejo perderse. Madre soy de Iberia
que incesante en mi seno nace y dura.
A los tres mares que la ciñen, corren
-distintas y purísimas- mis aguas.
Al Ebro el Híjar, el Pisuerga al Duero
y el Nansa se despeña. Tres destinos:
Mediterráneo, Atlántico, Cantábrico.
Y mi cúspide eterna, bendiciendo
-vientos de Dios- España toda en torno.
Prostérnate en mi altar si eres hispano.
Si de otras tierras, mira, admira y calla.

De “El Cordobés” dilucidado-
Vuelta del peregrino

"En Mayo y Agosto de 1964, Gerardo Diego recorrió Cantabria acompañado de su amigo, Evaristo Lavín del Moral (corrijo: es Lavín Del Noval), Ingeniero Jefe de la Delegación de Obras Públicas (y hermano de mi abuela, apuntillo yo). Llegaron al Pico Tres Mares y Lavín pidió al poeta que compusiera un poema dedicado a este emblemático Pico, para grabarlo en piedra y colocarlo después en el refugio existente en su cumbre.

Al poema lo tituló Tresmares y lo incluyó en su libro Vuelta del peregrino. Aunque está formado por catorce versos, no le dio forma de soneto. Temáticamente, resulta muy original, porque es el propio Pico Tres Mares quien informa a cualquier visitante que ascienda hasta su cima del extraordinario uso que hace de cuantas nieblas, lluvias, celliscas, nieves… le llegan, convirtiendo todos estos meteoros en aguas purísimas, que se encaminan después, ya en forma de ríos, a los tres mares que delimitan la Península Ibérica".

(Texto de Carmen Gozalo de Andrés encontrado en internet).

5 comentarios:

LITROS dijo...

Jod..., cuantas veces habré subido y bajado esa "pala".

Peter Mihm dijo...

Buenas piernas estos 0'Brigon... jajaja

LITROS dijo...

Bueno, la subida en el telesilla, jua, jua.

Peter Mihm dijo...

Que para eso está, ¡¡coño!!

Angel de la Mora Parra dijo...

Lo añado al árbol genealógico de los Lavín